El Pentágono y la Universidad de Harvard advierten sobre una nave nodriza alienígena

Dos investigadores aseguran que el objeto cósmico Oumuamua, descubierto en 2017, es «una pieza de tecnología avanzada creada por una civilización alienígena distante».

El Pentágono y la Universidad de Harvard advierten sobre una nave nodriza alienígena

El año pasado, el Pentágono creó la Oficina de Resolución de Anomalías en Todos los Dominios (AARO, su sigla en inglés), encargada de investigar fenómenos aéreos no identificados.

Su director, Sean Kirkpatrick, sostuvo en un informe publicado en marzo, elaborado junto con el astrónomo de la Universidad de Harvard Avi Loeb, que algunos de los objetos, que parecen desafiar todas las leyes de la física, podrían ser sondas alienígenas.

Sería el caso del objeto interestelar Oumuamua, descubierto en 2017, que generó debates en la comunidad científica, dejando perplejos a todos por la falta de pruebas concluyentes acerca de su origen y naturaleza.

A diferencia de los asteroides o cometas, Oumuamua tiene una forma extremadamente plana y se alejaba del Sol sin dejar atrás una cola de gas y polvo, lo que dio lugar a la posibilidad de que se tratara de un objeto artificial.

Su comportamiento resultó ser similar al de otro objeto, detectado después, que era era artificial a ciencia cierta: se trataba del cohete propulsor Centaur de la misión Surveyor 2 del siglo pasado, bautizado como 2020 SO.

En opinión de Kirkpatrick y Loeb, Oumuamua sería una nave nodriza extraterrestre que envía a la Tierra sondas para la exploración científica, parecida a las misiones exploratorias de la NASA.

¿Promoción de un libro?

Loeb, director del Departamento de Astronomía de Harvard, acaba de lanzar el libro “Extraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth” (“Extraterrestre: el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra”).

Un resumen promocional de la obra publicado por la editorial Houghton Mifflin Harcourt, señala que el objeto cósmico Oumuamua volaba «tan rápido» a través de nuestro sistema solar interior, «que solo podría haber venido de otra estrella».

Según la promoción, Loeb «demostró que no era un asteroide» pues se movía «demasiado rápido a lo largo de una órbita extraña y no dejaba rastro de gas o escombros a su paso».

El resumen editorial concluye que «solo había una explicación concebible»: la de que el objeto sea «una pieza de tecnología avanzada creada por una civilización alienígena distante».

En recientes declaraciones a la prensa norteamericana, Loeb admitió que su teoría sorprendió a los astrónomos, pero las ratificó e indicó que algunas personas «no quieren discutir la posibilidad de que existan otras civilizaciones» y piensan que «somos especiales y únicos… Creo que es un prejuicio que debería abandonarse», subrayó.

Compruebe también

Donald Trump: comenzó el juicio por el abuso sexual a una periodista

Donald Trump: comenzó el juicio por el abuso sexual a una periodista

El ex presidente de Estados Unidos Donald Trump es acusado por la periodista Jean Carrol …

Subastaron un plano del Titanic por casi 250.000 dólares

Subastaron un plano del Titanic por casi 250.000 dólares

El Titanic «se hundió hace 111 años pero la memoria de esos pasajeros y tripulación …

Dejanos tu comentario