Inicio / POLICIALES / Olivos: estuvo de rehén tres horas haciendo compras online

Olivos: estuvo de rehén tres horas haciendo compras online

La víctima había empezado a trabajar para un hombre que dijo que se dedicaba a «minar bitcoins» y lo secuestró bajo amenaza. Lo salvó la custodia presidencial.

Un hombre estuvo tres horas cautivo el viernes pasado en una casa de Olivos amenazado por un delincuente apodado «El Hacker» que le obligó a hacer numerosas compras online amenazándolo con un destornillador. La víctima logró escapar para pedir ayuda a la custodia de la quinta presidencial.

La secuencia se produjo a solo una cuadra de la residencia presidencial de Olivos, donde la víctima, de 35 años, estuvo tres horas retenido en la casa de Amadeo Conrado Uberti, apodado «El Hacker», «Gordo» o «Ama», quien tiene causas en trámite por estafas, hurto y tentativa de robo, según fuentes policiales.

El hombre logró escapar a través de un ventanal y su trauma es tal que la fiscalía de Vicente López, a cargo de Martín Gómez, le puso custodia policial y le ofreció ingresar al Programa de Protección de Testigos.

Uberti fue detenido en un allanamiento de urgencia realizado en su vivienda por personal de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (Sub DDI) de Vicente López, por orden del fiscal Gómez, quien lo dejó detenido acusado del delito de «privación ilegítima de la libertad agravada».

Señales

Como si se tratara de avisos del peligro en ciernes, la víctima declaró a investigadores policiales que una semana antes del episodio había conocido a Uberti a través de alguien con quien suele jugar en red a la Playstation.

Uberti, presentado como «El Gordo Hacker», lo convocó a su casa sobre la calle Guillermo Marconi al 600, en Olivos, y le explicó que se dedicaba a «minar bitcoins» pero que, como tenía «problemas judiciales», necesitaba «un cadete con vehículo» para que le vaya a comprar las «placas» de video para esa actividad.

Ese mismo día la víctima cumplió con el primer encargo de Uberti, quien lo mandó a cambiar dólares. El hombre de 35 años volvió a la casa en Olivos con $ 350.000 de los cuales su flamante empleador le entregó $ 100.000 para que se fuera a comer con su novia.

Si los «problemas judiciales» y la generosidad desmedida eran suficiente para causar desconfianza, Uberti pasó toda la semana insistiendo en que la víctima ya formaba parte de su «corporación», que cuando lo necesitaran lo iban a llamar y le iban a decir «hacé base» para que de inmediato fuera a la casa de Olivos.

Para reforzar el mensaje, Uberti amenazó al hombre y le dijo que quienes se negaban a cumplir sufrían represalias y, mientras tomaba whisky y cocaína en su casa de Olivos, le mostró al hombre videos de jóvenes drogados porque le habían «robado unos datos» y otro de un joven al que dejaron abandonado en la autopista Panamericana.

Uberti también afirmó que trabajaba para «abogados, contadores y traperos» y le mostró a la víctima un ladrillo de cocaína que le había sacado a un hombre que se había presentado en su casa para pagar una deuda.

El 6 de mayo pasado, Uberti obligó al hombre a dejar en su casa su billetera con sus documentos y lo mandó a comprar «placas de video» junto con otro joven. Los dos fueron a locales sobre la avenida Cabildo en Belgrano, Ciudad de Buenos Aires.

Los comerciantes se negaron a venderles lo que necesitaban salvo que pagaran en efectivo, por lo que no consiguieron lo que el acusado les había pedido y regresaron con las manos vacías a la vivienda de Olivos.

Según relataron las fuentes, cuando la víctima llegó, alrededor de las 19.30, el imputado le dijo de manera intimidatoria: «Te vas a sentar en la computadora y vas a hacer compras online. De acá no te vas y están viniendo dos pibes que te van a cagar a trompadas».

Cuando el otro joven le contó a Uberti que la víctima se quería ir, Uberti se puso más violento, lo mandó a pararse contra un rincón y, mientras consumía cocaína, le dijo: «Quedate parado como un soldado, ahora sí te voy a matar, van a venir los pibes y te vas a comer un tiro».

De acuerdo al relato del denunciante, Uberti se colocó un par de guantes de trabajo y con un atornillador lo amenazaba y le decía: «¿Te querés escapar? Te vas a comer una puñalada».

Recién cerca de las 22.30 la víctima agarró su celular, corrió y escapó arrojándose contra el vidrio de un ventanal de la casa. A pesar de los cortes en sus manos el hombre corrió por la calle pidiendo auxilio hasta que fue socorrido por los efectivos policiales que custodiaban la quinta presidencial de Olivos.

Así se le dio intervención al fiscal Gómez, a la comisaría de Balneario y a los detectives de la Sub DDI Vicente López que, luego, realizaron la detención de Uberti y el allanamiento en su casa.

Según las fuentes judiciales, en el procedimiento se desmanteló «laboratorio técnico» repleto de CPUs, discos rígidos, placas de video, monitores, memorias, notebooks, posnets, consolas PlayStation, pendrives y tarjetas de débito y crédito, que de acuerdo a las sospechas y lo declarado por la víctima, podrían estar relacionado a maniobras fraudulentas con criptomonedas y clonación de tarjetas.

«Creemos que esto podría derivar en una causa mucho más grande y compleja, relacionada a otras actividades ilícitas del imputado ligadas a ciberestafas», confió a Télam un investigador judicial.

También se secuestraron $ 101.880 en efectivo, una máquina contadora de billetes, y los guantes de trabajo y el destornillador con el que, según la denuncia, el imputado amedrentó a la víctima durante su cautiverio.

Uberti fue indagado en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Vicente López Este y ante el fiscal Gómez negó los hechos.

Según lo reportado a la fiscalía por Registro Nacional de Reincidencia, Uberti tiene una causa de 2019 por «tentativa de robo» en el departamento judicial San Isidro y otra de 2021 radicada en la Ciudad de Buenos Aires donde está procesado por cuatro hechos de «hurto» y cuatro «amenazas coactivas reiteradas» y en la que la perjudicada a través de estafas informáticas fue una empresa de pagos electrónicos -llamada «Came Pagos»-, en más de $ 8 millones.

Compruebe también

Quién es Roberto Patricelli, el detenido por manejar alcoholizado y provocar el choque en Palermo

El empresario de 57 años está acusado de homicidio culposo luego de dar positivo en …

El acusado de un homicidio se fugó de un hospital

El sospechoso de 33 años tenia una puñalada en el abdomen. Habría sido ayudado por …

Dejanos tu comentario